Amor del bueno.

El buen amor no termina ni se olvida.

Hoy he visto pelear a la alegría y a la tristeza en el rin.

Se encuentran en una guerra sin fin.

Yo mientras tanto quiero con usted hacer el amor y ninguna guerra.

Hago un llamado a la paz y llega usted.

Venga, llegue y pase, abro mi corazón.

Usted me da los mejores teoremas para trazar las líneas de inspiración, en sus labios haré una canción, de sus nostalgias salen mis poemas.

Para usted he sembrado, cuando venga a mi lado, será el mundo soñado, usted vendrá y cosechará lo que siempre ha anhelado…

Cosechará amor del bueno.

¡No siento!

Hoy es un día diferente en mi vida, hoy es un día en que no quiero motivar a nadie, de eso ya me he cansado, sólo por hoy.

Hoy celebro estar vivo y nada más, lo demás es una pandemia.



Hoy quiero un Whisky para festejar mis errores, hoy quiero estar sólo y escucho 2345 voces a mi alrededor, todo el mundo habla, todos dicen cosas, todos tienen sus problemas y nadie ha sido lo suficientemente perceptivo para darse cuenta que yo estaba gritando por ayuda.

He salido a caminar, he querido ser libre, sólo y sin nadie, he querido respirar y me he ahogado, no puedo seguir.

Que bonito decirlo, ahora recién entiendo lo que sienten los normales, los mortales, los comunes, los terrícolas, así les digo yo.

Es simple, ¡hoy no quiero! y ¡hoy no puedo!, sólo por una vez déjenme decirlo, ya mañana veré.

Son sin embargo…

Las mejores 24 horas de mi vida, aunque me sienta así, lo que sucede es que de todas formas con la cara de cristal y los ojos hechos charco he salido y por allí…

He deambulando, me preguntaron ¿qué te pasa? y dije: todo y nada.

Crisis existencial le llaman, quiero estar y no estar.

Necesito descansar esa es una realidad innegable. En mi piel no quiero estar.

Ya mañana será otro día, de todas formas ¿para qué me preocupo? por eso, escapo entonces a mi filosofía de vivir un día a la vez.

Sí, soy seguro y lo estoy, no voy a morir, sólo hoy déjame caer.

Por favor, sólo por hoy, déjame caer…

Algún día estás palabras serán bálsamo para alguien más, hoy que sean mis venas abiertas.

Gracias por respetar eso, hoy, solamente hoy ¿sí?.

¡Gracias! Estoy bien, es que ahora: ¡no siento!

Decisiones.

He tomado muy buenas decisiones,

un día en mis brazos te llevé, una noche te besé.

He tomado malas decisiones, dejarte ir la primera vez, hoy te he implorando con lagrimas en tus playas que no te vayas.

¿Cómo me enamoré no sé? Esa no fue mi decisión, el amor no se elige, el amor nos elige.

Una decisión sí tomé consciente, amarte, respetarte y esperarte.

Quiero la luz de tus ojos en mis mañanas, el olor de tus cabellos en mis noches.

Anhelo el sabor de tu piel en mi paladar a todas horas, quiero disfrutar de tu piel de leche y café.

Otra vez has tomado decisiones, desconozco si acertadas o equivocadas.

Sólo te digo que aquí estoy, sólo.

Desconozco cuántas decisiones tomé, muchas acertadas y bien fundamentadas, también unas pocas equivocadas, una de esas fue dejarte ir.

Hoy para en paz vivir debo decir que la más acertada decisión ha sido amarte así… mujer amada.

Luego…

Allí estás tú, con tus decisiones.

Si él supiera…

Te vi amanecer con una sonrisa, te vi dormir en absoluta paz, te vi y te viví.

Entonces me nació una pregunta…

¿Qué pasaría si él supiera?

¿Saber qué…?

No sé la respuesta: ¿si él supiera que te he visto con amor tres vidas?, desconozco lo que sucedería si él supiera.

Si él supiera que te he visto reír, llorar, dormir y feliz amanecer, si él supiera que te he visto a mis brazos correr.

Suena en mi mente como alarma al amanecer, cada mañana al despertar una pregunta… suena y resuena: ¿si él supiera…?

Si él supiera que te vi comer feliz, beber con algarabía, si él supiera que con mis besos logras olvidar el pasado infeliz, si él supiera que conmigo bailas completamente atrevida.

Si él supiera que en mis sábanas aprendiste a amar, si él supiera..

Promesas.

PROMESAS:

Es sólo tiempo y distancia,
Es sólo eso, no es nada.

Ya sabemos que ni el tiempo ni la distancia en años pasados pudo apagar el fuego de tu alma al juntarse con la mía.

Promesas hicimos en sábanas blancas las últimas cien noches que dormimos y amanecimos juntos.

Promesas que salieron después de unir la piel, juntar el cuerpo, chocar los deseos, hacer estallar la pasión y entrelazar las almas.

“Prométeme no decir nada nunca y negarlo todo siempre” dijiste, y yo accedí sin más condiciones que hacer poesías de nuestra historia. Hoy la gente abre el libro y sólo encuentra páginas vacías. Tú abres el mismo libro y descifras todos mis códigos.

“Prométeme no olvidarme nunca y recordarlo todo siempre”, dije, y tú accediste sin más intenciones que seguir consumiendo todos los restantes minutos en mis labios. Que pronto me iba, que luego tú te irías, que el mundo nos separaría, eso decías. Al final del tiempo volverás… decías; eso espero, dije; mientras tanto en secreto te hablo en códigos.

Promesas hechas, las de esperanos, esas siempre guardadas y con hechos refrendadas.
Promesas hechas, las nunca cumplidas, siempre irrespetadas, esas de no volvernos a ver nunca, no podrán jamás ser cumplidas.

“Trato hecho jamás desecho”, dijsite, luego de todo lo que habíamos hecho.

Aquí están las verdaderas promesas, tu fidelidad al leerme y mi fidelidad al esperarte.
Aquí están tus promesas cumplidas y mis esperanzas por ver mis ilusiones en ti cumplidas.

Promesas, promesas las nuestras.
Yo, amarte por siempre.
Tú, volver como siempre.

A salvo estás , a salvo estoy, también a salvo están nuestras promesas.
Aquí y así describo, en verso y poesía, que no se entere la policía, que nadie sepa el secreto de nuestras promesas.

#FrancoFernándezSánchez

FrasesDeF2

Twitter: @NochesDeAurora

Se equivocan.

Se equivocan quienes piensan que no te amo,

Se equivocan quienes creen que tú no me amas.

Se equivocan si creen que me enamoré sólo.

Se equivocan al creer que de mi te has olvidado.

Se equivocan al creer que mi silencio significa que te olvidé.

Se equivocan al pensar que el tiempo y la distancia nos han podido separar.

Se equivocan…

Lo sabes, así no se los digas para no demostrarles que se equivocan.

Va y ven.

Ella se va y él le dice: ven.
Ella va y él viene a ella.
Ella lejos y él aquí.
Ella va y le dice cada noche: ven.
Ella es va y siempre a él le dice: ven.

La vida nos ha regalado los momentos más difíciles para estar lejos físicamente y cerca emocionalmente.

La muerte nos ha reglado la lección de aprender a amar un día a la vez.

El amor nos ha brindado el encuentro sublime de nuestras almas.

El odio nos ha brindado su espalda y entre nosotros no ha existido.

Hoy estás lejos, te fuiste y quiero que vuelvas, no es posible hoy, simplemente no estás, aunque: aseguras amarme igual que antes de ayer.

Mañana no estarás, otra vez no llegarás y quizás pasado mañana sea pronto para que puedas regresar.

Un día, un milagro quisiera, en cualquier momento volverás, sé que vendrás, en cuerpo y alma entonces me amaras.

Ella es va y él es ven.
Ven con sed de venganza, quiere destrozar todos los días de ausencia y matar todas la noches de nostalgia. Va con sed de angustia al saber que su distancia puede ahogar el amor de su amado: ora, reza, implora, se muerde los labios y llora, quiere dejar de morir lejos y vivir por siempre en sus brazos.

Va y ven: Él siempre viene a su memoria, a su recuerdo, a su piel, a su pasión, a su amor. Ella continuamente se va y luego regresa. Él también le dice: ven, le ha escrito en la arena de su playa: “no te vayas“, y le ha pedido él a ella, “ven, ven pronto que aquí te espero”.

Ella cada vez que se va, deja una esperanza y un millón de angustias, es como que su viaje fuese eterno, al llegar trae agua al sediento, de su amor le da de comer al hambriento.

Él cada vez que espera, lo hace con paciencia, cada vez más paciencia, sin importar si el viaje es eterno, él sabe que ella va a regresar, ella le traerá bebida y comida, revivirá al hambriento, dará vida al sediento.

Él le implora ven y ella a sus brazos va.

Él le dijo en silencio ven y ella volando va.